M.B.J. Primer Latino elegido a el Senado de Oklahoma Oklahoma City.- La mañana del Julio 12, 2017 la comunidad Hispana de… Primera inmigrante Hispana que llega a la Legislatura Woodburn, Oregon (AP) — Teresa Alonso pensó que la esperaba una vida… Apple lanzará una nueva aplicación de seguridad para los conductores, que ya está creando controversia por Enrique Kogan Los grupos de seguridad vial están dando la bienvenida… México derrota 2-1 a Paraguay en amistoso en Seattle Seattle, Washington (AP) — Rodolfo Pizarro y Elias Hernández anotaron para que… La Casa Blanca no habla español y cuando intenta escribirlo se equivoca Washington (AP).-Pese a que es un ávido usuario de las redes sociales,…

Ayuda Médica para Morir

Ayuda Médica para Morir

Ayuda Médica para Morir

 

Susan Rahn – Madre joven de Rochester que vive con cáncer de seno terminal – hace dramática petición para que New York sea el septimo estado en legalizar la ley que permite la muerte asistida”

 

Albany, NY – La oficina de Compassion & Choices en New York tomó hoy con beneplácito la reintroducción de la Ayuda Médica para Morir para 2017 (S.3151/A.2383), un proyecto de ley que le dará a los neoyorquinos la opción de tomar las decisiones de salud que más les convengan cuando estén en la etapa final de una enfermedad terminal.

 

 Los principales patrocinadores del proyecto siguen siendo la senadora Diane Savino (IDC-Staten Island) y la asambleísta Amy Paulin (D-Westchester). Junto a Savino, Paulin y la directora de la campaña en New York de Compassion & Choices, Corinne Carey, estuvieron en la conferencia de prensa de hoy el presidente del comité de salud de la Asamblea, Dick Gottfried (D-Manhattan), el senador Brad Hoylman (D-Manhattan) y Susan Rahn, asi como una joven madre de Rochester que vive con un cáncer de seno terminal.

 

 La ley de Ayuda Médica para Morir fue apoyada hoy por el Consejo de Acción Superior del Estado de New York (New York StateWide Senior Action Council), Opciones al Final de la Vida New York, Movilización de Predicadores y Comunidades ( Mobilizing Preachers & Communities [MPAC]), Harlem United, Housing Works, Adirondack Voters for Change, y la Coalición Secular de New York.

 

 Si se aprueba la ley de muerte asistida, New York se uniria a los otros seis estados que promueven que los adultos, mentalmente competentes, con una enfermedad terminal tengan el derecho legal de solicitar la receta de un medicamento que les ofrece una muerte pacífica. A Oregon, donde la muerte asistida fue aprobada legalmente hace dos décadas, se han unido Washington, Montana, Vermont, California y Colorado. Una ley para legalizar la muerte asistida también ha sido aprobada en Washington, D.C.

 

 “La opción de poner fin al sufrimiento de una persona, cuando atraviesa por la etapa final de una enfermedad incurable debería ser un derecho básico del ser humano, no una circunstancia que dependa del código postal”, dijo Savino. “Las personas no deberían ser obligadas a reubicarse en otro estado o cambiar de país para tener control de cómo quieren terminar sus días. Nuestro proyecto de ley permitirá a los pacientes con una enfermedad terminal, mentalmente competentes, elegir la opción de auto administrarse un medicamente que les ofrezca una muerte pacífica. Yo sería la primera en pelear por los derechos de alguien a agotar toda intervención médica por alargar la vida. Pero también, defendería el derecho de todo enfermo terminal que elija terminar con su sufrimiento en el seguro y regulado marco que establece nuestro proyecto de ley”.

 

"Los neoyorquinos con enfermedades terminales, mentalmente competentes, deberían de tener la opción de escoger cuándo terminar con sus vidas y bajo qué circunstancias. La experiencia de Oregon y otros estados demuestra que la ayuda médica al morir es una opción al final de la vida que proporciona comodidad en muchos pacientes moribundos y en sus familias”, dijo Paulin.  “Los neoyorquinos se merecen este derecho; hay un apoyo público abrumador. Espero trabajar con mis compañeros en la Asamblea y en el Senado para hacer que la asistencia médica al morir sea una realidad en New York”.

 

 “Este proyecto de ley es sobre autonomía y dignidad del paciente,” dijo Gottfried, coautor del proyecto. “Por más de cien años, las leyes de New York han reconocido que los adultos con capacidad mental tienen el derecho de rechazar tratamientos para salvar sus vidas. Moralmente y legalmente, ellos deberían tener el derecho de terminar con su sufrimiento a través de un medicamento, si así lo desean. El año pasado tuvimos un reflexivo y apasionado debate cuando presentamos un adelanto del proyecto de ley al Comité de Salud y espero que el proyecto avance y adelantemos la sesión para que pase a la Asamblea.” 

 

 "Cada vez más estados están dando a los pacientes que pasan por la fase final de una enfermedad terminal, el derecho a tomar decisiones importantes al final de sus días, incluyendo los más recientes Colorado y Washington, DC”, dijo Hoylman, un coautor de la ley. “New York necesita unirse a la lista de estados que pasaron la ley de Ayuda Médica para Morir. Espero que mis colegas en Albany aprueben esta importante legislación en esta sesión.”

 

 “Los neoyorquinos apoyan abrumadoramente la ayuda para morir. Aunque la mayoría nunca escogerá la muerte asistida, ellos quieren la opción porque proporciona comodidad a aquellos que enfrentan  dolor y sufrimiento al final de sus días”, dijo Corinne Carey, Directora de la Campaña en New York, para Compassion & Choices. “Hay pocos temas más difíciles de que hablar, que de la muerte y el estar muriendo. Pero creo que New York está lista para una discusión pública sobre la muerte asistida. Debemos a los autores de este proyecto de ley una deuda de gratitud. Al ayudar a nuestro estado a unirse a otros seis y ofrecer a los neoyorquinos la opción –y opción es la palabra clave- para acceder a la asistencia médica al morir, han demostrado un compromiso para mejorar la atención al final de la vida de todos los neoyorquinos”.

 

 Rahn fue diagnosticada con cáncer de seno en etapa 4 hace cuatro años, y ha estado luchando contra la enfermedad desde entonces. Tiene un hijo de 17 años, que actualmente está cursando el último año de educación secundaria.

 

.“No me quiero morir. Me dijeron que el pronóstico de vida para alguien con mi enfermedad es de 36 meses. Aunque he respondido bien al tratamiento y superando ese pronóstico, dolorosamente no hay cura para mi enfermedad,” dijo Rahn. “He tenido que lidiar con fuertes dolores y  tomar los mismos narcóticos que reciben pacientes en cuidados paliativos. El mejor centro de cuidados paliativos no podrá quitarme el dolor y sufrimiento cuando me quede sin opciones de tratamiento”.

 

 “No quiero que mi hijo me vea morir en una cama, por lo que podría ser días o semanas. No quiero que esa imagen borre los momentos felices que pasamos juntos”, dijo  Rahn. “Las personas no tienen que estar de acuerdo con mi elección de recibir asistencia para morir como una opción, pero si tienen que respetarlo. Ahora es el momento de que la Legislatura y el Gobernador ofrezcan esta opción para mí y para cada neoyorquino”.

 

 El proyecto de ley Ayuda Médica para Morir de 2017 ha sido modificado, partiendo del proyecto del año pasado en (1) clarifica la definición de  “capacidad,” asegurando que un adulto mentalmente competente y en estado terminal debe poder comunicar su solicitud directamente a un médico y (2) exigir que un profesional de la salud mental proporcione un informe sobre la capacidad mental del paciente que solicita la ayuda para morir, y éste sea entregado a los médicos asistentes y consultores.

 

 Gene Hughes, del Centro de Recursos para la Vida Independiente, con sede en Utica, dijo: " En una reciente conversación en el Centro de Recursos para la Vida Independiente sobre la asistencia médica al morir, la senadora Savino vino, escuchó y respondió. Las preocupaciones planteadas significan mucho para nosotros. Estos son cambios inteligentes. Es claro que los autores se preocupen profundamente sobre la aprobación de un proyecto de ley que es adecuado para los neoyorquinos .Este es un proyecto de ley."

 

 La ley Ayuda Médica para Morir de New York se basa en la Ley de Muerte con Dignidad de Oregon, Oregon’s Death With Dignity Act,  que ha funcionado durante dos décadas sin un solo incidente documentado de abuso. Aparte de Nueva York, los legisladores de otros 26 estados han introducido medidads de ayuda para morir desde la muerte de Brittany Maynard, la californiana en estado terminal que se mudó a Oregón para acceder a su ley de Muerte con Dignidad, el 1 de noviembre de 2014. El Congreso está revisando la legislación que el Consejo de la Ciudad de DC aprobó para autorizar esta opción de cuidado de fin de vida.


Comentar con Facebook

Comentar

Los campos obligatorios estan marcados con *

0 Comentarios

Noticias Relacionadas

Compartir