ÚNASE A LA LUCHA POR LA SALUD DE LOS NIÑOS Por Victor Pozadas Oklahoma City.- Cada niño merece tener salud, la cual… Love OKC Une a la Ciudad para Ayudar a los Más Necesitados (OKLAHOMA CITY, OK) Este 19 de Agosto de 2017—Love OKC, las Escuelas… Si usted está montado en el asiento trasero, estará más seguro en un accidente ? Por Enrique Kogan De acuerdo con el IIHS, ( Instituto de Seguros… OKC SE UNE A MOVIMIENTO NACIONAL PARA TERMINAR EL CÁNCER DE PRÓSTATA OKLAHOMA CITY, OK – ZERO – The End of Prostate Cancer se… ¿Debería Oklahoma aprobar una ley que prohíbe a los peatones el uso de teléfonos en los cruces peatonales? Hoy en día todos dependemos de nuestros teléfonos celulares. Casi no podríamos…

La semilla de tu amor cosecha éxito

La semilla de tu amor cosecha éxito

“Esta niña no me hace caso. Mira como se viste, las amistades que busca. Solo le interesan los novios. Yo trato de inculcarle buenos hábitos y modales, pero todo es en vano”.
Hace años, estas eran las quejas de una gran amiga cuando me hablaba de su hijita adolecente. Recientemente me invitó a la graduación de su hija y mientras la veiamos defilar me dijo: ¡Quien iba a creer que una chica tan “rebelde” fuera a llegar tan lejos!
La experiencia que mi amiga ha vivido con su hija me acordó la historia del bambú mágico. En la China existe una especie de bambú, que al año de haber sembrado su semilla, no puedes ver ningún crecimiento. Al segundo año, cuando estas listo para verlo brotar, sigue sin asomar ni un solo tallito. Al tercer año, pasa lo mismo y empiezas a dudar del lugar donde lo sembraste. Para el cuarto año, las esperanzas están bastante perdidas porque no hay rastro de vida. Entonces, en el quinto año, cuando estas a punto de renunciar, el bambú crece gloriosamente. ¡En tan solo un año alcanza la altura de una casa de dos pisos!”.
Este bambú nos enseña que en la vida hay que tener paciencia, no solo con los hijos, pero sobretodo con nosotros mismos. Vivimos en una época en que queremos ver resultados rápidos.
La paciencia es clave para ver los frutos de lo que has sembrado. Aunque no veas nada en el momento, tarde o temprano tus esfuerzos serán recompensados. Así le paso a mi amiga quien creyó que los consejos que le daba a la niña eran inútiles, y que su buen ejemplo como madre no hacía ninguna diferencia. Sin embargo, la niña lo absorbía todo. Aunque no lo parecía, los valores que su mamá le enseñaba, crecieron unas profundas raíces en ella que más tarde formaron un “tronco de mujer”.
Al final de la ceremonia de graduación, mi amiga me dijo con una sonrisa: “!Que orgullosa me siento!”. Y le aseguré: “Tu hija es una “niña bambú”, aunque por años no viste la cosecha, la semilla de tu amor estaba germinando”.

Visita a María Marín en su casa todos los miércoles en su nuevo reality show que comienza en Junio por Facebook Live, y enciende tus notificaciones de “video en vivo”. https://www.facebook.com/MariaMarinOnline

Comentar con Facebook

Comentar

Los campos obligatorios estan marcados con *

0 Comentarios

Noticias Relacionadas

Compartir