400 Familias Hispanas se Beneficiaron de Iniciativa “ No Hunger for The Holidays” Oklahoma City.- En un dia lleno de sol y entusiasmo Feed The… Escuelas secundarias de Oklahoma Obtuvieron una C En la enseñanza de finanzas personales Burlington, Vt.— Las escuelas secundarias en… Medios Mexicanos unidos en combate a asesinatos de Periodistas Ciudad de México (AP) — Más de tres docenas de medios de… Los 5 vehículos que debe de evitar comprar por Enrique Kogan Los compradores tienen más peso en algunos factores al… El Puente “OKC Skydance” se ilumino en azul, naranja y amarillo para celebrar Soñadores y Jóvenes inmigrantes en Oklahoma A MESSAGE TO CONGRESS  Oklahoma City.- Con menos de dos semanas antes…

MI SOBRIEDAD MI MÁS PRECIADO REGALO

MI SOBRIEDAD  MI MÁS PRECIADO REGALO

Mi alcoholismo y mi drogadicción empezaron a mis doce años de edad. Cuando comencé, yo pensaba que el alcohol y las drogas eran el medio por el cual yo podía deshacerme de mi miedo, timidez, nerviosismo y traumas, que eran la forma de liberarme de todos mis problemas, pero con el tiempo me fui hundiendo más y más, sin poder controlarme. Al principio yo creía que todo era maravilloso, disfrutaba de la camaradería que sentía cuando estaba anestesiado, me gustaba ser agresivo y comencé a robar y meterme en riñas, me tuve que mudar a otro país debido a los problemas que había ocasionado. Antes de irme le hice un juramento a la Virgen María de que no me volvería a drogar o alcoholizar. Cumplí mi juramento por un tiempo y, pensando que ya me había desintoxicado, creí tener control, pero no fue así. Cuando volví a empezar lo hice con más ganas, seguí pensando que no tenía problemas, pero conforme pasaba el tiempo me fui hundiendo cada vez más en el abismo del alcohol. Mi madre a quien había dejado en mi país llena de sueños, ilusiones y esperanza me perdió toda confianza. El alcohol me había arrebatado todas mis metas e ilusiones. Tuve que caer a la cárcel para encontrar a AA. Ahora he comprendido la naturaleza exacta de la enfermedad del alcoholismo y también que la he de llevar conmigo a donde quiera que vaya. Sé que el alcoholismo es una enfermedad insidiosa y progresiva cuyas consecuencias pueden ser fatales.

Llevo pocas 24 horas en el programa de Alcohólicos Anónimos pero he aprendido a vivir en la realidad y he logrado aceptarme tal como soy, con mis defectos y virtudes. Poco a poco estoy recuperando la confianza de mi madre y de cada una de las personas a las que defraude con mi carrera alcohólica. He aprendido a adaptarme a las circunstancias de la vida en lugar de tratar de cambiarlas. Nunca cambiaria mis mejores días ebrio por mis peores días sobrio.

Comentar con Facebook

Comentar

Los campos obligatorios estan marcados con *

0 Comentarios

Noticias Relacionadas

Compartir