Gobernador Deroga impuesto Hotel/Motel Huelga continua OKLAHOMA CITY – Gobernador Mary Fallin firmo la propuesta de ley HB… Presidente Trump firmó Ley de Lucha contra el sexo Online Washington. – Presidente Trump firmó la ley H.R.1865, la cual lucha contra… Trump no quiere cuentos Chinos y las automotrices serían las más beneficiadas Por Enrique Kogan Estos días se está hablando de cerrar la canilla… Los jóvenes le dan al Papa Francisco su opinión sobre la Iglesia Ciudad del Vaticano (AP) — Una multitud de jóvenes católicos le han… President Trump Canceled Plans to Attend Summit of the Americas in Lima Perú Senator Bob Menendez (D-N.J.), Ranking Member of the Senate Foreign Relations Committee,…

QUÉ ES EL CÁNCER DE COLON

QUÉ ES EL CÁNCER DE COLON

El cáncer colorrectal es un tumor maligno que comienza en las células del colon o del recto. El colon y el recto forman, en conjunto, el intestino grueso. El colon absorbe agua y nutrientes de los alimentos, y los residuos pasan al recto.
A veces, las células del colon o del recto cambian. Estos cambios pueden conducir a tumores benignos de colon como los pólipos, que no son cancerosos. Los cambios en las células del colon y el recto también pueden causar trastornos precancerosos. Esto significa que las células aún no son cancerígenas pero hay una mayor probabilidad de que estos cambios anormales se conviertan en cáncer. Los trastornos precancerosos más comunes del colon y el recto son los pólipos adenomatosos (también llamados adenomas) y los syndrome de poloposis. En algunos casos, los cambios en las células del colon y del recto pueden causar tumores malignos de colon y recto.
Muy a menudo, el cáncer colorrectal comienza en las células glandulares, que fabrican el moco y los fluidos digestivos. Estas células recubren el interior del colon y el recto. Este tipo de cáncer se llama adenocarcinoma de colon y recto.
También se pueden desarrollar tipos raros de cáncer colorrectal como el tumor carcinoide, el linfoma y el sarcoma.

PRUEBAS PARA EL CÁNCER DE COLON
Las pruebas físicas son, por regla general, decepcionantes. El tacto rectal con un dedo enguantado insertado en el ano permite buscar posibles anomalías en el recto. Es un examen rápido y económico, pero sólo detecta anomalías alrededor del recto (un 30% de detección de tumores de recto).
Colonoscopia
La colonoscopia es el examen de referencia: una sonda (recubierta de plástico y de longitud flexible) se inserta a través del ano y después se va deslizando poco a poco en el intestino, a menudo con anestesia general. Permite observar la pared del ano en la unión ileocecal, a nivel del ciego y el apéndice ileocecal, y tomar muestras. Si se encuentra un pólipo, se elimina completamente y se analiza en el laboratorio mediante histología, y su eliminación reduce considerablemente el riesgo de cáncer.
Las muestras de tejido se incluyen en un bloque de parafina para la extracción de secciones finas de unos pocos micrómetros. Después de la tinción, las secciones son examinadas bajo un microscopio por un médico especialista en anatomía patológica (o histología). La muestra se clasifica de acuerdo con la forma del tumor y el tipo de célula.
Con frecuencia se encuentran adenomas (pólipos adenomatosos) en el intestino. Aunque son considerados benignos, los pólipos pueden convertirse en cáncer si se dejan en la zona, si son grandes (más de un centímetro de diámetro), y/o si tienen vellosidades. Los pólipos pequeños y los pólipos tubulares son menos peligrosos. También hay pólipos hiperplásicos considerados prácticamente sin riesgos. Por último, se pueden encontrar en el colon adenocarcinomas, que son los cánceres reales con células displásicas. Esta primera etapa de la invasión puede evolucionar y extenderse a otros órganos, provocando metástasis en el hígado, que causa la muerte con más frecuencia que el tumor original.
Colonografía
Se pueden obtener imágenes de diagnóstico mediante un escáner o con la ayuda de una técnica de distensión colónica. Esta técnica en particular se conoce como colonografía. La distensión se puede hacer con un enema con agua o con insuflación de gas.
En el caso de enema con agua se llama colonografía con agua. Su indicación es esencialmente el diagnóstico de cáncer colorrectal y se propone como una alternativa a la colonoscopia antes de que se presenten los síntomas indicativos de cáncer de colon, especialmente en ancianos o personas débiles para quienes es mejor no dar anestesia general en un primer momento.
La segunda técnica, llamada colonografía con colonoscopia virtual, se obtiene mediante distensión gaseosa, preferiblemente con dióxido de carbono, y es una poderosa alternativa a la colonoscopia no solo para el diagnóstico del cáncer, sino también para las lesiones precancerosas (los adenomas).
FACTORES DE RIESGO PARA EL CÁNCER COLORRECTAL
Los factores de riesgo para padecer cáncer de colon pueden ser diferentes según las partes del colon. Sin embargo, algunas personas con cáncer colorrectal no tienen factores de riesgo identificables.
La incidencia de cáncer colorrectal aumenta con la edad. La mayoría de las personas diagnosticadas con cáncer colorrectal son mayores de 50 años, y se da más en hombres que en mujeres. Su incidencia también es mayor en los países industrializados de América del Norte, el noroeste de Europa y Australia. Los países menos industrializados de Asia, África y América del Sur tienen una menor incidencia de cáncer de colon.
Los siguientes factores, por orden de importancia, aumentan el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal:
- Antecedentes familiares.
- Pólipos en el colon o en el recto.
- Poliposis adenomatosa familiar.
- Trastornos similares a la poliposis adenomatosa familiar: poliposis adenomatosa atenuada, poliposis asociada a MYH, síndrome de Turcot.
- Síndrome de Lynch (también llamado cáncer colorrectal hereditario sin poliposis).
- Trastornos genéticos raros: síndrome de poliposis juvenil (enfermedad hereditaria que causa que se desarrollen hamartomas), síndrome de Peutz-Jeghers (una mutación del gen STK11 que causa hamartomas en el tracto digestivo, así como pecas azules o marrón oscuro en la cara, manos, pies y el interior de la boca), síndrome de poliposis mixta hereditaria (enfermedad que causa el crecimiento de muchos tipos diferentes de pólipos), síndrome de Cowden y síndrome Bannayan-Riley-Ruvalcaba. Estos trastornos genéticos raros son parte de un grupo de trastornos provocados por una mutación en el gen supresor de tumores PTEN, que causa un mayor riesgo de desarrollar tumores benignos y cancerosos.
- Inactividad física.
- Tener sobrepeso u obesidad. El cáncer colorrectal se presenta con mayor frecuencia en personas obesas o con sobrepeso que en las que tienen un peso saludable. Tener un mayor índice de masa corporal (IMC) aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de colon en hombres y mujeres, aunque los hombres parecen estar en mayor riesgo.
- Comer una dieta rica en carnes rojas (ternera, cerdo, cordero y cabra).
- Beber alcohol. El alcohol aumenta el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal en personas que beben más de 30 gramos de alcohol por día.
- Dieta baja en fibra. La evidencia muestra que el consumo de alimentos que contienen fibra dietética protege contra el cáncer colorrectal.
Diabetes
- Diabetes. Las personas con diabetes tipo 2 tienen las tasas más altas de cáncer colorrectal. Hay una asociación porque dos de los factores de riesgo para desarrollar diabetes (la inactividad física y la obesidad) son también factores de riesgo para el cáncer colorrectal.
- Antecedentes personales de cáncer de mama, de ovario o de útero.
- Fumar. Los investigadores creen que puede tardarse mucho tiempo (tal vez hasta 20 años) hasta que el cáncer de colon se desarrolle a causa del tabaquismo. Parece que el riesgo aumenta con la longitud de tiempo que una persona fuma y la cantidad fumada.
- Tener una estatura alta. Varios estudios han observado que la altura es un factor de riesgo para el cáncer de colon, pero probablemente no para el cáncer rectal. Los investigadores creen que este aumento del riesgo puede deberse a la influencia de las hormonas del crecimiento en la pubertad.
- Exposición a la radiación ionizante.
- Vida sedentaria (estar sentado por largos períodos de tiempo). Se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer colorrectal, particularmente de cáncer en el colon distal y el recto.
Los laxantes no se consideran un factor de riesgo para el cáncer colorrectal. Hay otros factores cuyo efecto aún es desconocido, como las dietas altas en grasa, la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar (colecistectomía), la infección por Helicobacter pylori y los subproductos del agua potable clorada.

Comentar con Facebook

Comentar

Los campos obligatorios estan marcados con *

0 Comentarios

Noticias Relacionadas

Compartir