400 Familias Hispanas se Beneficiaron de Iniciativa “ No Hunger for The Holidays” Oklahoma City.- En un dia lleno de sol y entusiasmo Feed The… Escuelas secundarias de Oklahoma Obtuvieron una C En la enseñanza de finanzas personales Burlington, Vt.— Las escuelas secundarias en… Medios Mexicanos unidos en combate a asesinatos de Periodistas Ciudad de México (AP) — Más de tres docenas de medios de… Los 5 vehículos que debe de evitar comprar por Enrique Kogan Los compradores tienen más peso en algunos factores al… El Puente “OKC Skydance” se ilumino en azul, naranja y amarillo para celebrar Soñadores y Jóvenes inmigrantes en Oklahoma A MESSAGE TO CONGRESS  Oklahoma City.- Con menos de dos semanas antes…

UN MEJOR CAMINO PARA MI VIDA

UN MEJOR CAMINO PARA MI VIDA

Soy un alcohólico que solo gracias a Dios y a la comunidad de AA ya no bebo. A temprana edad tome el primer trago de alcohol, más tarde me convertí en un esclavo de esta bebida. No me gustaba que se hablase en contra del alcohol, y mucho menos que por culpa de mi forma de beber llevara mi vida hacia el fracaso.
Esto último era cierto ya que por mi manera de beber fui perdiendo el deseo de superarme o de estudiar. En octavo grado ya estaba fuera de control con la bebida, aunque había demostrado cierta destreza para el futbol, el alcohol me causo deficiencias físicas y fui reemplazado con alguien con mejores condiciones. Sin embargo, en mi desesperación alcohólica estas cosas no me importaban. Mi madre me traslado a la capital y aprendí el oficio de zapatero. Tuve la suerte de encontrar un buen patrón, pero el pasaba por alto todas mis faltas debidas a mi forma de beber. Mi alcoholismo cada vez iba de mal en peor, pero yo vivía ajeno a las consecuencias. Me acostumbre a que me llamaran “el triste”, “trapito”, ”el vago aquel”. Con el alcohol perdí la capacidad de tomar decisiones propias, como decirle “no” a esa primera copa, tarde o temprano decía “si2 para estar otra vez borracho con los mismos o peores resultados.
Perdí el amor hacia mí mismo y el amor de los que me querían. Ya no me importaba quedar tirado en la calle o buscar pelea con cualquier desconocido sin que hubiese razones o motivos.
Era un prisionero de mis propias frustraciones, me traslade a california con ilusiones que pronto se deshicieron. En 1990 vine a Canadá y después de cinco años en este país arrastrando una locura alcohólica, pensando en el suicidio en cada borrachera, caí en manos de AA.
Finalmente me derrote ante esa primera copa, ahora mi vida tiene una mejor dirección, tengo dos hermosos hijos nacidos dentro del programa. Ya no quiero dejar de existir, he recuperado mi nombre, estoy feliz de pertenecer a la sociedad de AA y de ser un humano dentro de este mundo, tal como me lo dice el programa: “saber que se es una minúscula parte de un gran todo”.

GRUPO LATINO| 3446 SW 29th St. OKC 73119
Sesiona todos los días 8:00 a 9:30 pm
(405) 314-7501 • (405)882-2794 • (405)481-6036 • HOT LINE (405)772-0184

Comentar con Facebook

Comentar

Los campos obligatorios estan marcados con *

0 Comentarios

Noticias Relacionadas

Compartir