PROGRAMA “EARLY BIRDS” LLEGARÁ A MÁS DE 20 ESCUELAS PROGRAMA “EARLY BIRDS” LLEGARÁ A MÁS DE 20 ESCUELAS El programa apoya… Grito de Independencia “VIVA MÉXICO! Grito de Independencia “VIVA MÉXICO! La comunidad de la ciudad de Oklahoma… Las clínicas WIC de Variety Care Las clínicas WIC de Variety Care Reciben el premio gold Loving Support… Investigador de OU crea dispositivo para la detección precoz del Cáncer Oral Investigador de OU crea dispositivo para la detección precoz del Cáncer Oral… Desafío comunitario de prevención del suicidio Desafío comunitario de prevención del suicidio WASHINGTON El Departamento de Asuntos de…

La administración pone fin a la protección de atención médica para migrantes

La administración pone fin a la protección de atención médica para migrantes

La administración pone fin a la protección de atención médica para migrantes


Boston, Massachusetts (AP) — La administración Trump ha eliminado una protección que permite a los inmigrantes permanecer en el país y evitar la deportación mientras ellos o sus familiares reciben tratamientos médicos que salvan vidas o soportan otras dificultades, dijeron funcionarios de inmigración en cartas emitidas a las familias este mes. 

Los críticos denunciaron la decisión como un cambio cruel que podría obligar a los migrantes desesperados a aceptar un trato menor en sus países de pobreza. 

Mariela Sánchez, nativa de Honduras que recientemente solicitó la exención especial, dijo que una denegación equivaldría a una sentencia de muerte para su hijo Jonathan, de 16 años, que sufre de fibrosis quística. Se encuentran entre muchas familias que se establecieron en Boston para buscar atención en algunos de los mejores hospitales del país.

Sánchez, quien llegó a los EE.UU. con su familia en 2016, dijo que perdió a una hija por la misma enfermedad hace años, después de que los médicos en su país de origen no pudieron diagnosticarla.

La enfermedad, que es hereditaria, afecta los pulmones y el sistema digestivo y no tiene cura.

“Estaría muerto”, si la familia hubiera permanecido en Honduras, dijo sobre su hijo. “Tengo ataques de pánico por esto todos los días”.

Solo en Boston, la decisión podría afectar a unas 20 familias con niños que luchan contra el cáncer, el VIH, la parálisis cerebral, la distrofia muscular, la epilepsia y otras afecciones graves, dijo Anthony Marino, jefe de servicios legales de inmigración en el Centro Internacional Irlandés de Inmigrantes, que representa a las familias.

Los defensores dicen que se han emitido cartas similares de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración a inmigrantes en California, Carolina del Norte y otros lugares.

“¿Alguien puede imaginar que el gobierno le ordena que desconecte a su hijo de la atención que le salvará la vida, sacarlo de la cama del hospital, sabiendo que le costará la vida?” dijo Marino.

“Esta es una nueva baja”, dijo el senador demócrata Ed Markey. “Donald Trump está literalmente deportando a niños con cáncer”.

Una portavoz de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración dijo que el cambio de política entró en vigencia el 7 de agosto.

Afecta a todas las solicitudes pendientes, incluidas las que buscan una renovación de la autorización de dos años y las que solicitan por primera vez. La única excepción es para los militares y sus familias.

El estado especial es similar al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia que el entonces presidente Barack Obama creó en 2012 para proteger a los inmigrantes traídos al país como niños de la deportación, otra política que la administración ha estado tratando de desmantelar.

Sin los aplazamientos discrecionales, las familias inmigrantes que enfrentan serios problemas de salud tienen pocas otras opciones de alivio, argumentaron expertos médicos en Boston el lunes.

Los aplazamientos, agregaron, no brindan a las familias un camino hacia la ciudadanía, aunque pueden calificar para beneficios de salud financiados por el gobierno y recibir permiso legal para trabajar mientras sus hijos reciben tratamiento médico.

“No vienen a dar un paseo gratis. Van a salvar a sus hijos”, dijo Joe Chabot, director del Centro de Trastornos de Sangre y Cáncer Infantil Dana-Farber/Boston. “Es desconcertante”.

Comentar con Facebook

Comentar

Los campos obligatorios estan marcados con *

0 Comentarios

Noticias Relacionadas

Compartir