OCCC Amplia Programa Mentor para Estudiantes Hispanos Estudiantes conectados con mentores para el éxito  Oklahoma Ciudad. - "Oklahoma City… Proyecto Visión traerá más oportunidades de desarrollo al norte de Tulsa Tulsa Oklahoma.-Líderes de Tulsa anunciaron que Muncie Power Products, INC. construirá una… Codificación de Vanguardia para Reclusos ‘The Last Mile’ MCLOUD, OK. --funcionarios con el Departamento de correcciones de Oklahoma y varias… Gobierno Mexicano donará libros a escuelas de OKCPS El Consulado de México en Little Rock donará libros en español al… Aprendiendo todos los días 4 – 5 años: Cocine con su niño pre-escolar, leyendo las recetas…

Riesgo de cáncer: ¿Se Lleva o Se Adquiere?

Riesgo de cáncer:  ¿Se Lleva o Se Adquiere?

Es propio de la misma naturaleza humana querer encontrar soluciones sencillas y rápidas a distintos problemas de salud. Es por ello que uno puede encontrar muchas “curas” rápidas en internet. Pero al haber más de 100 diferentes tipos de enfermedades distintas, todas llamadas cáncer, ¿puede realmente haber una solución rápida? Se trata de una enfermedad sin una causa única aparente, y más bien parece ser una enfermedad que conlleva muchas maneras de evitar poder ser curada de forma sencilla. En vez de intentar curar el cáncer una vez que ya está aquí, ¡pongamos nuestra energía en evitar o prevenir esta enfermedad! 

La mayoría de nosotros ha escuchado sobre los genes de cáncer tipo BRCA, los cuales incrementan la probabilidad de que una mujer pueda llegar a sufrir de cáncer de ovario o de mama. Pero se trata solamente de un incremento en el riesgo, ya que tener esos genes no significa que se dará el cáncer invariablemente. Menos del 10% de todos los cánceres están relacionados directamente con la genética, y solo el 5% de las mujeres con cáncer de mama tienen presencia del gen BRCA. La realidad es que entran en juego muchos otros factores, y ahí es donde entramos a la discusión del riesgo de padecer cáncer y si éste se trae genéticamente o se adquiere. Puede ser que la genética te haya impuesto ya un riesgo, pero las decisiones que tomas pueden incrementar ese riesgo o ayudarte a evitar el cáncer. Hay fuerte evidencia de que los estilos de vida más saludables y las decisiones que tomas para reducir tu riesgo de padecer cáncer podrían prevenir hasta una tercera parte de los cánceres que se presentan en Estados Unidos.

Comencemos con un estilo de vida más saludable. La actividad física es importantísima para mantener un peso saludable, una buena circulación y un metabolismo eficiente. Por otro lado, la obesidad está directamente relacionada con siete tipos de cáncer. Se recomienda que comiences la actividad física con una caminata rápida de 30 minutos cinco veces por semana. Así que búscate un tiempo para caminar o para realizar cualquier otro ejercicio. No solo estarás en buen camino para alcanzar un buen peso, sino que mejorarás tu circulación, lo cual libera toxinas y potenciales carcinógenos como los radicales libres.

El siguiente paso para tu programa de reducir el riesgo de cáncer es la buena alimentación. Es cierto: una dieta alta en carnes rojas está ligada al cáncer de colon. El comer mucha carne procesada incrementa el riesgo de cáncer colorrectal y de cáncer de estómago. Tomar mucho alcohol puede llevar a cáncer de hígado. La Sociedad Americana de Cáncer, el Instituto Nacional de Cáncer, el Instituto Americano de Investigación sobre el Cáncer y la Organización Mundial de la Salud, y muchas otras instituciones todas recomiendan de manera muy clara: come alimentos de una gran variedad de colores, alimentos frescos enteros, proteínas principalmente de origen vegetal y mantente al margen de alimentos azucarados o procesados.

Los investigadores sobre cáncer y nutrición han identificado muchas substancias que están presentes de forma natural en alimentos de origen vegetal y que ayudan a “apagar” carcinógenos potenciales. Algunos de estos nutrientes y químicos naturales provenientes de las plantas pueden neutralizar las toxinas antes de que dañen a las células y eventualmente llevar al cáncer. Otros pueden ayudar al cuerpo a realizar reparaciones a nivel celular. Aún otros pueden ayudar a detener la reproducción de las células cancerígenas. Aún y después de que una célula comienza a sufrir daños que podrían llevar al cáncer, lo que comes y lo que bebas y la manera en que vives puede ayudarte.

Conforme vas trabajando en mejorar la cantidad de frutas frescas y de vegetales que ingieres en tu dieta, puede surgir la pregunta sobre los alimentos orgánicos versus los no-orgánicos. Esperamos que elijas bien, pero si comprar alimentos orgánicos no es una opción para ti, te recomendamos echar un vistazo a la Guía para el Consumidor sobre Pesticidas en Frutas y Verduras (The Shopper’s Guide to Pesticides in Produce™, en inglés) publicada por el Grupo de Trabajo Medioambientalista. Esta guía presenta una lista de ciertos alimentos que llaman “sucios más dos” (frutas y vegetales no orgánicos que tienen el mayor contenido de pesticidas) y los “quince limpios”, los cuales con las frutas y verduras no-orgánicas con la menor cantidad de pesticidas. Puedes encontrar esta guía en http://www.ewg.org/foodnews/summary.php

El siguiente punto de la lista para reducir el riesgo de cáncer es evitar los carcinógenos. Exponerse mucho a los rayos UVA y UVB del sol causa cáncer de piel, así que ponte bloqueador o cubre tu piel. Los productos del tabaco también son carinogénicos, así que deja de fumar o de mascar tabaco, y evita el humo de segunda mano. Algunos virus pueden también causar cáncer, así que considera vacunarte contra el Virus del Papiloma Humano y contra la Hepatitis B. 

Finalmente, mantente al día con tus pruebas de detección temprana de cáncer. Sin excepción, el cáncer es más tratable (y curable) en sus etapas más tempranas. La Iniciativa Hispana de Integris Health realizará su próxima feria de la Salud en que ofrece multiples pruebas gratuitas  para la detección temprana de cáncer de mama, cáncer de cervix y de cáncer de pulmón. Ofrecen también pruebas gratuitas para detectar el cáncer colorrectal… ¡tan solo llama y pregunta! 405-636-7549 presiona el #2 para español.

 Para saber más sobre la relación que hay entre tu dieta, tu actividad física y el manejo de tu peso con el cáncer, te recomendamos la información que tiene disponible el Instituto Americano de Investigación del Cáncer (www.aicr.org). Ahí encontrarás herramientas interactivas para evaluar qué puedes hacer para reducir tu riesgo de padecer cáncer o de que te vuelva a dar en caso de que ya lo hayas padecido. 

Para ver si te encuentras en un peso saludable y si tu Índice de Masa Corporal es el adecuado (BMI, Body Mass Index en inglés), entra: https://www.cdc.gov/healthyweight/assessing/bmi/index.html

Comentar con Facebook

Comentar

Los campos obligatorios estan marcados con *

0 Comentarios

Noticias Relacionadas

Compartir