Cuándo, Cómo y Dónde Época de Cambios Oklahoma City.-  ‘Medicare es el programa de seguro de salud de Estados… Comienza selección de jurado para juicio a El Chapo Nueva York (AP)— La selección del jurado para el juicio en Estados… Porque Lyft y Uber son una solución para los pasajeros y un problema para las ciudades? Por Enrique Kogan  Lyft y Uber se han convertido en alternativas populares… Oklahoma City Dodgers Béisbol Fundación Ayuda a Proporcionar Abrigos para estudiantes de escuela primaria OKLAHOMA CITY – Representantes de la Fundación de béisbol Dodgers de Oklahoma… ¡Su Salud! ¡Bienvenidos a Early Birds! ·        ¡Padres saludables crían a niños saludables! – Por favor…

Caravana de Migrantes Hondureños cruza la frontera con Guatemala

Caravana de Migrantes Hondureños cruza la frontera con Guatemala

Esquipulas, Guatemala (AP) — Cientos de migrantes hondureños surcaron la frontera guatemalteca bajo un sol abrasador el lunes con la esperanza de llegar a una nueva vida en los Estados Unidos, lejos de la pobreza y la violencia de su país de origen.

La policía detuvo a los migrantes en una barricada en las afueras de Esquipulas durante varias horas por la tarde, pero los viajeros se negaron a regresar a la frontera y finalmente se les permitió pasar. 

Llegaron a la ciudad al caer la noche, agotados por el calor del día, cojeando sobre los pies llenos de ampollas. Pocos llevaban comida y algunos residentes locales comenzaron a organizarse para ayudar a alimentarlos. Algunos migrantes pidieron dinero, otros que pasaban por una panadería recibieron pan.

Al comienzo del día, los migrantes llegaron a la frontera con Guatemala cantando el himno nacional hondureño, rezando y cantando: "Sí, podemos". Keilin Umana, una joven de 21 años que tiene dos meses de embarazo, dijo que fue trasladada a emigrar para salvarse a sí misma y a su hijo por nacer después de haber sido amenazada de muerte.

Umana, una enfermera, dijo que había estado caminando durante cuatro días. "No somos criminales, somos inmigrantes", dijo.

Muchos en la caravana viajaban ligeros, con solo mochilas y botellas de agua. Algunos empujaron a los niños pequeños en cochecitos o los cargaron en sus hombros.

Carlos Cortez, un agricultor de 32 años que viajaba a pie con su hijo de 7 años, dijo que la pobreza en casa hacía imposible mantener a una familia.

"Todos los días gano alrededor de $5", dijo Cortez. "Eso no es suficiente para alimentar a mi familia".

La caravana fue recibida en la frontera por unos 100 policías guatemaltecos. Después de una separación de aproximadamente dos horas, los migrantes comenzaron a caminar de nuevo. Superados en número, la policía no hizo nada para detenerlos y los acompañó a varias millas (kilómetros) al territorio de Guatemala.

Luego, los oficiales establecieron el control de carretera a una milla (2 kilómetros) a las afueras de la ciudad de Esquipulas, donde los migrantes habían planeado pasar la noche.

Los migrantes quedaron atrapados durante unas tres horas. Cerca de 250 policías les impidieron avanzar y les dijeron que tenían que regresar a la frontera para pasar por inmigración. Pero eventualmente los oficiales los dejaron pasar.


Honduran migrant caravan crosses Guatemala border

"Yes, we can."

Esquipulas, Guatemala (AP) — Hundreds of Honduran migrants surged over the Guatemalan border under a broiling sun Monday hoping to make it to new lives in the United States, far from the poverty and violence of their home nation. 

Police stopped the migrants at a roadblock outside Esquipulas for several hours in the afternoon, but the travelers refused to return to the border and were eventually allowed to pass. 

They arrived in town as night fell, exhausted by the day's heat, hobbling on blistered feet. Few carried food and some local residents began to organize to help feed them. Some migrants asked for money, others passing a bakery were handed bread.

Earlier in the day, the migrants arrived at the Guatemalan border singing the Honduran national anthem, praying and chanting, "Yes, we can." Keilin Umana, a 21-year-old who is two months pregnant, said she was moved to migrate to save herself and her unborn child after she was threatened with death.

Umana, a nurse, said she had been walking for four days. "We are not criminals — we are migrants," she said.

Many in the caravan traveled light, with just backpacks and bottles of water. Some pushed toddlers in strollers or carried them on their shoulders.

Carlos Cortez, a 32-year-old farmer traveling on foot with his 7-year-old son, said poverty back home made it impossible to support a family.

"Every day I earn about $5," Cortez said. "That isn't enough to feed my family."

The caravan was met at the border by about 100 Guatemalan police officers. After a standoff of about two hours, the migrants began walking again. Outnumbered, the police did nothing to stop them and accompanied them several miles (kilometers) into Guatemalan territory.

Officers then set up the roadblock about a mile (2 kilometers) outside the city of Esquipulas, where the migrants had planned to spend the night.

 

The migrants were stuck for about three hours. About 250 police kept them from advancing and told them they had to return to the border to go through immigration. But eventually officers let them pass.

Comentar con Facebook

Comentar

Los campos obligatorios estan marcados con *

0 Comentarios

Noticias Relacionadas

Compartir