Caucus Latino reaccionan ante Proyecto de Ley Antimigrante OKLAHOMA CITY – Los miembros de la Cámara de Representantes y el… 34ª Feria Anual de Salud Hispana Patrocinado por INTEGRIS Health Oklahoma City.- El programa de Alcance Hispano de… EL BOXEADOR DE TULSA, DAVID PÉREZ, HACE SU DEBUT EN LA TRANSMISIÓN DE DAZN La pelea del profesional invicto el 26 de abril en Orlando se… Endurecer las penas por violencia doméstica OKLAHOMA CITY – El representante John George, republicano de Newalla, aseguró el… Jefes de Policía de Iowa: Nueva Ley de Inmigración Amenaza la Confianza entre la Comunidad y las Fuerzas del Orden DES MOINES — Los miembros del Grupo de Trabajo de Inmigración de…

LA FORMA CONSTITUCIONALMENTE ANTIDEMOCRÁTICA DE ELEGIR A UN PRESIDENTE

LA FORMA CONSTITUCIONALMENTE ANTIDEMOCRÁTICA DE ELEGIR A UN PRESIDENTE

Por Raoul Lowery Contreras

Me acerqué a mi primera clase universitaria emocionado y entusiasmado. Tenía 17 años y me matriculé en Ciencias Políticas 1, que comenzaba a las 8 de la mañana en punto con el profesor Ned Joy.

Cuando era un joven latino, el primero de mi familia en ir a la universidad, estaba entusiasmado con el país que me había acogido cuando tenía tres años desde el vecino México. La universidad fue mi camino para explorar lo que hizo de los Estados Unidos el gran país en el que se había convertido en tan poco tiempo.

Cuando el profesor Joy nos dio la bienvenida a su clase, no tenía idea de que había entrado en una discusión que había estado ocurriendo durante 171 años ese lunes por la mañana de septiembre de 1958. Después del pase de lista, el profesor Joy nos dio la bienvenida preguntándonos: "¿Cuántos de ustedes quieren cambiar el Colegio Electoral?" Me quedé atónito.

Sabía lo que era el Colegio por mi clase de educación cívica en la escuela secundaria, pero después de que el profesor Joy nos leyó la segunda cláusula del Artículo II de la Constitución, Sección 1, el Colegio Electoral, me pareció que era una forma muy poco democrática de elegir al Presidente de los Estados Unidos.

Muchos historiadores y politólogos sugieren que el pueblo estadounidense merece una mejor manera de elegir a un presidente, una forma que no favorezca que un votante en un estado tenga más efecto que alguien en otro estado o que haga que un votante de una raza tenga más efecto que alguien de una raza diferente.

Este extraño sistema que crearon los fundadores utiliza "electores" y fue diseñado por sus proponentes como un "control y equilibrio" para evitar la consolidación del poder antidemocrático por parte de un solo individuo o grupo.

Por otro lado, otros defensores, tal vez, exhibieron una antipatía de "miedo al pueblo" común entre los elitistas.

La redacción final fue un compromiso, por lo que es difícil determinar la motivación exacta del razonamiento del sistema electoral.

Las palabras "colegio electoral" ni siquiera aparecen en la Constitución.

Curiosamente, las palabras de la Constitución no indican que un "elector" deba ser elegido por nadie; Él o ella debe ser elegido por un Estado de cualquier manera: la "legislatura... puede dirigir". Y no hay ningún requisito de que el "elector" deba votar por quien haya ganado en las urnas de su estado. Sin embargo, los estados pueden exigir y exigen que un elector vote por el ganador de la boleta, como en Nebraska y Maine, donde el voto es asignado por el ganador del distrito del Congreso.

Sin embargo, en la mayoría de los estados, los "electores" pueden votar por quien elijan, o votar por personas que ni siquiera estaban en la boleta. En 2016, por ejemplo, dos electores de Trump votaron por otra persona, al igual que cinco electores de Clinton.

El Colegio Electoral se ajustó ligeramente en 1804; aunque prácticamente intacto desde entonces. Los electores aún pueden votar por quien sea, independientemente de los resultados de las elecciones en 48 estados.

Otro problema grave es el procedimiento cuando nadie alcanza el número requerido de votos electorales para elegir a un presidente, según la 12ª Enmienda de la Constitución de 1804. Desde 1929, cuando el Congreso fijó el número de representantes en la Cámara de Representantes en 435 más 100 senadores (tres votos electorales para D.C.), el número mágico para elegir a un presidente es de 270 votos electorales. ¿Qué pasa, entonces, cuando 270 votos electorales no son recibidos por nadie?

La elección va a la Cámara de Representantes (no al Senado) donde cada estado tiene un (1) voto; 50 estados = 50 votos, 26 votos ganan la presidencia. El Distrito de Columbia no tiene voto. Por lo tanto, el partido político que tenga la mayor cantidad de miembros electos del "congreso" en cada uno de los 26 estados elige al presidente.

Los críticos del sistema del Colegio Electoral están aún más en contra de este procedimiento porque elimina cualquier igualdad de voto individual.

Dado que cada estado tiene un voto para presidente y vicepresidente, 26 estados elegirían al candidato que puede haber quedado en segundo lugar en un estado o en varios estados, o incluso en tercer lugar. Un candidato podría ser elegido presidente después de perder el voto popular nacional por millones de votos, lo que casualmente sucedió en 2000 y 2016.

George W. Bush corrigió su experiencia de 2000 ganando el voto popular. Trump no lo hizo en 2020.

Hemos visto cómo el colegio electoral ha cambiado las elecciones y hemos visto a los electores desafiados antes de que se emitieran sus votos. Eso sucedió en 1876. El demócrata Samuel Tilden recibió la mayor cantidad de votos a nivel nacional, pero 20 votos electorales fueron disputados. Los votos individuales de los estados en el sur fueron impugnados. Allí, los antiguos esclavos que intentaban votar por los republicanos fueron asesinados por terroristas locales.

El Congreso constituyó una comisión electoral y asignó los 20 votos electorales impugnados al republicano Rutherford Hayes. Si la elección se hubiera decidido por voto popular, el demócrata Samuel Tilden habría ganado la presidencia.

En el año 2000, George W. Bush ganó la presidencia a pesar de perder el voto popular.  En 2004, Bush ganó tanto el voto popular como el electoral, lo que le permitió evitar su experiencia de 2000. En 2016, Donald J. Trump salió de la nada y derrotó a la favorita Hillary Clinton con 304 votos electorales mientras perdía el voto popular por tres millones de votos.

Las contradicciones y la falta de principios democráticos en la forma en que elegimos a un presidente siguen existiendo, 237 años después de que el sistema de colegio electoral se integrara en la Constitución. Hay que hacer cambios, no podemos tolerar el sistema existente. ¿Habría habido un episodio del 6 de enero si el voto popular hubiera sido la base para elegir al presidente?

Me han llamado la atención propuestas de cambio de una fundación no partidista y sin fines de lucro "Making Every Vote Count Foundation" Un informe reciente del grupo describió varios cambios "factibles" que pueden mejorar el sistema y que la mayoría desconoce.

Utilizando estudios académicos y encuestas científicas, la fundación analizó el sistema y lo que se puede cambiar para que sea más democrático. La fundación se ha concentrado en varias soluciones posibles; incluyen los resultados de los distritos congresionales que asignan 2 votos electorales estatales (para los escaños senatoriales de cada estado) y un voto para el ganador de cada distrito congresional.

En California, por ejemplo, 2 votos para el ganador estatal, 52 votos para escaños individuales en el Congreso se dividirían en dos porciones: si los demócratas ganan 42 distritos congresionales en el estado, tendrían 44 votos electorales y los republicanos 10. Según la Constitución actual, los republicanos de California no tienen votos electorales a pesar de recibir tres o cuatro millones de votos.

Otra idea que está ganando interés es la "asignación proporcional" de electores por porcentaje. La asignación de votos electorales desaparecería bajo un voto popular "directo" que era la forma en que elegimos a un presidente. Ese sería el segundo mejor sistema en mi opinión, después de la distribución de un voto para un distrito por un distrito del ganador del distrito congresional. .

La cláusula de "Igualdad de Protección" de la 14ª Enmienda simplemente no se aplica al colegio electoral. Podría hacerlo con victorias distritales. El voto directo elimina los problemas de "protección igualitaria". El voto de una persona en San Diego es el mismo que el de Rhode Island, Nueva York o Alaska... ¡Ad infinitum!

Los acontecimientos del 6 de enero de 2021 mostraron a los estadounidenses que el barniz de la democracia es superficial cuando las personas descontentas deciden que la democracia estadounidense tradicional no está a la altura de su deseo de una sociedad que rechace la "protección igualitaria" y todo lo que representa.

Dado que no se han hecho correcciones, ni siquiera se han discutido, el país enfrenta posibles problemas en 2020 en la votación para presidente en 2024. No hay tiempo suficiente para hacer cambios sustanciales, pero la forma de resolver los problemas potenciales puede comenzar ahora pensando en los problemas y en cómo resolverlos más pronto que tarde.

La Fundación "Haciendo que Cada Voto Cuente" y sus esfuerzos para llamar la atención sobre el método constitucionalmente antidemocrático de elegir a nuestro presidente está abriendo el debate para que todos participen.

El debate comienza aquí.  El cambio viene después.

 

Comentar con Facebook

Comentar

Los campos obligatorios estan marcados con *

0 Comentarios

Noticias Relacionadas

Compartir